Major Hospital Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Si su hijo tiene una vejiga neurogénica

A su hijo le diagnosticaron una vejiga neurogénica. Se trata de un problema con los nervios que transportan señales de ida y vuelta a la vejiga de su hijo. Esto puede ocasionar dificultades con la retención o expulsión de la orina. La vejiga neurogénica se puede controlar. El proveedor de atención médica de su hijo le dará más información sobre las opciones más adecuadas para su hijo.

¿Qué es la vejiga neurogénica?

Normalmente, los nervios transportan mensajes de ida y vuelta entre la vejiga y el cerebro. Los nervios avisan al cerebro que la vejiga está llena. A continuación, el cerebro envía señales a los músculos de la vejiga para que retengan o expulsen la orina. Con la vejiga neurogénica, los mensajes no se envían ni se reciben correctamente. En consecuencia, pueden surgir problemas con el control de la vejiga.

¿Cuáles son las causas de la vejiga neurogénica?

El daño a los nervios puede tener las siguientes causas:

  • Trastornos nerviosos que están presentes en el momento del nacimiento (congénitos), tales como la espina bífida

  • Lesión o infección del cerebro o la médula espinal

¿Cuáles son los signos?

Estos son los signos de vejiga neurogénica:

  • Dificultad para retener o expulsar la orina

  • Imposibilidad de aprender a usar el inodoro

  • Infección de las vías urinarias (IVU)

  • Hinchazón de los riñones u otros trastornos urinarios congénitos

  • Engrosamiento de la pared de la vejiga

¿Cómo se diagnostica la vejiga neurogénica?

Los niños que tienen afecciones o lesiones que afectan el cerebro o la médula espinal son más propensos a tener vejiga neurogénica. Su proveedor de atención médica le hará preguntas sobre la salud de su hijo. El proveedor de atención médica hará una exploración física para buscar problemas y observar cómo orina. Para tratar de obtener más información:

  • Quizás su hijo necesite análisis de orina para detectar una infección y proteínas en la orina. La presencia de proteínas en la orina puede ser un signo de enfermedad renal.

  • Podrían pedirle que lleve un registro de los hábitos miccionales de su hijo.

  • Quizás le hagan una ecografía de riñones o de vejiga para ver si los riñones están hinchados y para observar la vejiga.

  • Podrían hacerle un estudio urodinámico para que el proveedor de atención médica tenga información detallada sobre el funcionamiento de la vejiga y de la uretra del niño.

  • Podrían hacerle una cistouretrografía miccional (CUGM) para determinar si la orina fluye en dirección contraria desde la vejiga hacia los riñones.

¿Cómo se trata la vejiga neurogénica?

El tratamiento depende de la causa de la vejiga neurogénica de su hijo y del tipo de problema para orinar que tenga. Su hijo podría necesitar uno o más de los tratamientos siguientes:

  • Evacuación programada de la vejiga. Implica ir al baño a un horario regular programado. Esta técnica puede ayudar a su hijo a evitar las expulsiones involuntarias de orina y a protegerle los riñones.

  • Cateterismo intermitente. Permite drenar la vejiga a un horario regular. Esta técnica implica insertar y extraer un tubo (catéter) a través de la uretra cada vez que se requiere vaciar la vejiga.

  • Catéter permanente. En algunas lesiones, es necesario colocar un catéter permanente.

  • Medicamentos. Es posible que a su hijo le den medicamentos para relajar los músculos de la vejiga e impedir los espasmos (contracción involuntaria de los músculos).

  • Cirugía. Con la cirugía, se protegen los riñones y se permiten la retención y la expulsión controladas de orina y heces. Podría hacerse una cirugía para lo siguiente:

    • Crear un nuevo orificio en el abdomen a través del cual se coloca un catéter temporal para vaciar la vejiga

    • Aumentar el tamaño de la vejiga

    • Contraer el esfínter para que pueda retener mejor la orina

El proveedor de atención médica de su hijo puede explicarle la operación, si es una de las opciones disponibles.

Evacuación programada de la vejiga

La técnica de evacuación programada de la vejiga requiere orinar a un horario preestablecido. Además, permite a los niños que saben usar el inodoro vaciar la vejiga regularmente. De esta forma, se pueden prevenir las infecciones y evitar las expulsiones involuntarias de orina. Para practicar esta técnica, su hijo tendrá que ir al baño a un horario fijo a lo largo del día. El proveedor de atención médica le sugerirá la frecuencia con que su hijo debe orinar. El niño no debe esperar para ir al baño hasta que necesite orinar con urgencia.

¿Cuáles son los problemas a largo plazo?

Si no se les da un tratamiento, los niños con esta afección probablemente tendrán problemas de la vejiga y los riñones. También es más probable que tengan estreñimiento e incapacidad de retener heces. Puede tomar medidas para prevenir estos problemas. El proveedor de atención médica de su hijo puede explicarle la afección del niño y la evolución que probablemente tendrá a largo plazo. La afección también puede cambiar con el tiempo. Será necesario controlarla durante toda la vida.

Cómo hacer frente a la situación

Lidiar con la vejiga neurogénica puede resultar difícil tanto para los pacientes como para sus familias. Además, la incontinencia puede causarle bochorno y problemas de autoestima a su hijo. Su apoyo y paciencia son fundamentales para el tratamiento y el desarrollo emocional del niño. Aprender la mejor manera de manejar la afección de su hijo es una tarea que requiere esfuerzo y tiempo. Verifique que el niño siga el plan de tratamiento para contribuir al éxito. En algunos casos, un psicoterapeuta puede ayudar al paciente y a sus familiares a seguir el plan de tratamiento.

Más información

Si tiene preguntas, hable con el equipo de atención médica de su hijo. Además, busque materiales de apoyo en su biblioteca local o en librerías. Los siguientes recursos en Internet pueden resultarle de utilidad:

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.