Major Hospital Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Si su hijo requiere fisioterapia torácica (FT)

La fisioterapia torácica (FT) es un método para expulsar la mucosidad de los pulmones. Su hijo podrá respirar con más facilidad si se eliminan las secreciones de los pulmones. La FT consta de tres pasos principales:

  • Colocar a su hijo en ciertas posiciones

  • Dar palmadas en partes específicas del cuerpo

  • Pedir al niño que tosa

Cuándo debe hacerle FT a su hijo

Hágale FT a su hijo de 1 a 4 veces al día durante no más de  20 a 40 minutos cada vez. Si su hijo tiene una infección respiratoria, quizás tenga que hacer la FT más a menudo. Consulte la frecuencia con el proveedor de atención médica, con el fisioterapeuta o con el terapeuta de respiración de su hijo. Quizás resulte de utilidad que más de una persona conozca el método. Así podrán cumplir con todas las sesiones puntualmente. En general, haga la FT en las siguientes situaciones:

  • A primera hora de la mañana y apenas antes de la hora de acostarse

  • Cuando el niño tenga el estómago vacío, ya sea antes de las comidas o por lo menos entre 1 hora y media o 2 horas después de las comidas

  • Antes de los tratamientos respiratorios o después de estos, según lo indique el proveedor de atención médica

  • Después del ejercicio, ya que ayuda a aflojar la mucosidad. Consulte al respecto primero con el proveedor de atención médica.

Coloque a su hijo en posición

Niño boca abajo con la cabeza más baja que las caderas, apoyándose en almohadas. Una mujer a su lado, palmeando la mitad de la espalda con las manos ahuecadas.
La FT se realiza en varias áreas del pecho, la espalda y los hombros de su hijo. Un terapeuta físico o respiratorio puede enseñarle las posiciones y técnicas exactas que debe usar con su hijo.

En algunas posiciones especiales, se usa la gravedad para drenar la mucosidad de los pulmones del niño. A esto a veces se lo llama drenaje postural. Asegúrese de tener a mano una caja de pañuelos desechables para cuando el niño comience a expulsar la mucosidad. El proveedor de atención médica le enseñará las posiciones en las que debe colocar a su hijo. Las posiciones dependen en parte de la edad del niño. Por ejemplo, si se trata de un niño pequeño, es conveniente que lo coloque sobre su regazo. En el caso de un niño mayor, puede pedirle que se acueste sobre una superficie plana, como una cama o el piso. En cualquier caso, cuando el niño esté acostado, la cabeza y el pecho deben quedar a una altura más baja que las caderas. Puede ayudarse con almohadas o con una cuña de goma espuma para crear la posición.

Pero no use esta posición con un bebé. Y no la use si su hijo tiene problemas de ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico). La ERGE es una afección continua (crónica) en la que el ácido estomacal regresa al esófago. Si a su hijo le diagnosticaron ERGE, hable con el proveedor de atención médica sobre la mejor posición en ese caso.

Dele palmadas

Mano ahuecada que muestra la posición correcta para la fisioterapia torácica.
Posición correcta de las manos para dar palmadas.

Una vez que tenga al niño en posición, puede comenzar a darle palmadas para aflojar las secreciones de los pulmones. Quítese anillos, relojes y pulseras antes de comenzar. Dígale al niño que se quite collares y prendas que tengan botones o cremalleras alrededor del pecho o del cuello. Pueden usar una prenda liviana y cómoda, como una camiseta. Así se dan las palmadas:

  • Si su hijo no tiene puesta una camisa, cúbrale el cuerpo con un paño delgado o con una sábana. No use las técnicas de percusión directamente sobre la piel.

  • Ahueque la mano de modo que quede aire atrapado entre esta y el cuerpo del niño. Mantenga el pulgar al lado del dedo índice.

  • Dé palmadas contra la caja torácica del niño. Mueva la muñeca, no el brazo ni el hombro. Aplique las palmadas sobre el lado izquierdo de la caja torácica, luego, en el lado derecho. Tenga cuidado de no dar palmadas en la zona del estómago, el esternón, las costillas inferiores ni la columna vertebral.

  • Siga dando palmadas con firmeza y continuamente sin ejercer demasiada fuerza. Hágalo durante unos 3 a 5 minutos en cada zona.

También puede usar otros dispositivos de eliminación de las secreciones de las vías respiratorias, como un chaleco vibratorio, para conseguir un efecto parecido. El chaleco está conectado a un generador de aire que produce vibraciones suaves y continuas. El movimiento hace vibrar el pecho y afloja la mucosidad. Otro método útil es la presión espiratoria positiva (PEP) oscilatoria. Con la PEP, el niño puede usar uno de varios dispositivos para expulsar el aire de los pulmones por completo, mientras el dispositivo genera ondas de aire que ayudan a desprender la mucosidad espesa. Pregunte sobre estas opciones al proveedor de atención médica, el fisioterapeuta o al terapeuta de respiración de su hijo.

Pida a su hijo que tosa

La tos ayuda a expulsar la mucosidad de los pulmones. Si su hijo es de mayor edad, pídale que tosa después de que le dé palmadas en cada zona. No reanude las palmadas hasta que el niño haya dejado de toser. Para que su hijo tosa, pídale que haga lo siguiente:

  • Sentarse e inclinarse ligeramente hacia adelante.

  • Inspirar.

  • Abrir la boca y contraer los músculos estomacales para toser profundamente, no solo desde la garganta.

  • Escupir la mucosidad que se expulse en un pañuelo desechable.

  • Volver a inspirar.

  • Repetir estos pasos hasta que tenga los pulmones despejados.

Cómo facilitar la cooperación del niño con la fisioterapia torácica

Hay muchas cosas que puede hacer para que la FT le sea más fácil a su hijo. Con la experiencia, el niño quizás se sienta mejor y llegue a disfrutar estas sesiones con usted.

  • Piense en maneras de ayudarlo a relajarse y a asumir el control. Siempre que sea posible, deje que su hijo elija la posición de partida.

  • Explique con palabras sencillas cómo ayudan los métodos.

  • Pida a su hijo que escoja una actividad divertida para hacerla durante la FT, como escuchar música o ver un video.

  • Felicite a su hijo por colaborar.

Posibles efectos secundarios de la FT

Algunos niños tienen efectos secundarios con la FT. La mayoría de estos efectos son leves y desaparecen poco después de que se interrumpe la FT. En el caso de un bebé pequeño, asegúrese de que su posición permita que usted pueda revisarle la respiración y el color de la cara. Llame al proveedor de atención médica de su hijo para pedirle ayuda si los efectos secundarios continúan después de intentar las estrategias mencionadas. Estos son algunos efectos secundarios posibles de la FT:

  • Tos que no se alivia. Interrumpa la sesión de FT. Empiece de nuevo solo cuando el niño respire con facilidad.

  • Malestar estomacal (náuseas). Deje que su hijo descanse un rato. Si el niño vomita, finalice esa sesión de FT. Asegúrese de hacer la FT cuando su hijo tenga el estómago vacío. Anime al niño a que escupa la mucosidad, que no la trague.

  • Dolor. Interrumpa la sesión de FT. Asegúrese de tener la mano ahuecada y no plana.

  • Dificultad para respirar. Interrumpa la sesión de FT. Deje que su hijo se incorpore. Cuando la respiración regresa a la normalidad, empiece de nuevo la FT.

  • Llanto. Distraiga al niño dándole algo que hacer. A los niños pequeños les cuesta mucho permanecer quietos.

  • Mareos. Interrumpa la sesión de FT durante un rato y deje que su hijo se relaje. Empiece de nuevo cuando pase el mareo.

  • Reflujo gastroesofágico. Se produce cuando el ácido del estómago retrocede al interior del esófago. Si esto sucede, no ponga al niño con la cabeza hacia abajo.

© 2000-2023 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.