Major Hospital Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Si su hijo tiene una fractura de fémur

Su hijo se ha quebrado (fracturado) el hueso del muslo (fémur). El fémur es un hueso fuerte y difícil de quebrar. Esto significa que una fractura de este hueso suele ser consecuencia de una gran fuerza ejercida durante un traumatismo grave (como un accidente de automóvil, una caída fuerte o una lesión grave al practicar un deporte). Tal vez su hijo ya haya recibido tratamiento inicial de la fractura en una sala de emergencias. Pero es necesario que reciba tratamiento adicional para ayudar a que la pierna se cure. A un niño con una fractura de fémur probablemente lo deriven a un cirujano especialista en problemas de huesos y articulaciones (cirujano ortopédico).

Contorno de una pierna en la que se observa una fractura en la mitad del fémur.

Nota para los padres de niños pequeños

Los proveedores de atención médica han sido preparados para considerar que una fractura de fémur puede ser un signo de maltrato infantil. Es posible que varios proveedores le hagan preguntas para saber cómo se lastimó su hijo. La ley les exige a los proveedores de atención médica que hagan esas preguntas. Estas se realizan para proteger a su hijo. Trate de ser paciente y no ofenderse por las preguntas.

Tipos de fracturas

Un hueso puede romperse de muchas maneras diferentes. Estos son algunos de los tipos de fracturas sobre los que tal vez oiga hablar:

  • Fractura con desplazamiento Los extremos del hueso fracturado no están alineados.

  • Fractura sin desplazamiento. Los extremos del hueso fracturado están alineados.

  • Fractura abierta El hueso atraviesa la piel. Estas solían llamarse fracturas compuestas. 

  • Fractura cerrada. El hueso no atraviesa la piel.

  • Fractura conminuta. El hueso se ha partido en más de 2 fragmentos.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura de fémur?

  • Dolor en el muslo

  • Hinchazón en el muslo

  • Alteración del color de la piel (moretones)

  • Incapacidad para caminar

  • Fémur torcido

¿Cómo se diagnostica una fractura de fémur?

La fractura de fémur suele diagnosticarse cuando el proveedor de atención médica examina al niño. Una radiografía (prueba que crea imágenes de los huesos) confirmará la fractura. Debido a que la fractura del fémur requiere mucha fuerza, es posible que hagan radiografías adicionales para determinar si hay otras fracturas en los huesos cercanos o en los huesos de otras partes del cuerpo.

¿Cómo se trata una fractura de fémur?

El objetivo del tratamiento de una fractura es mantener juntos los extremos fracturados para que puedan soldarse. El mejor método de tratamiento para su hijo dependerá de la edad del niño, la ubicación de la fractura, el tipo de fractura, y el nivel de gravedad de esta. El proveedor de atención médica le explicará las opciones y le hará recomendaciones. En general, una fractura de fémur tarda de  4 a 12 meses en soldarse por completo.

Yeso en espiga

Un yeso en espiga cubre al niño desde la cintura hasta el tobillo. Mantiene el fémur y la zona de la cadera completamente inmóviles. Esto ayuda a que el hueso se suelde correctamente.

  • El yeso en espiga se usa durante unas  8 a 12 semanas, hasta que el hueso se suelda. Es probable que el niño no pueda caminar mientras tiene puesto este yeso.

  • Una vez que le hayan quitado el yeso, es posible que su hijo deba usar muletas durante  3 a 4 semanas mientras la pierna recupera su fuerza si el niño tiene la edad suficiente (alrededor de 6 años). Si su hijo es más pequeño, es posible que deba cargarlo o llevarlo en un cochecito o carrito.

  • Este tipo de yeso se usa sobre todo en niños pequeños.

Cirugía para colocar dispositivos de fijación

Puede hacerse una cirugía para colocar dispositivos que mantienen los huesos unidos mientras se sueldan. Estos se denominan dispositivos de fijación. Esta opción permite que los niños regresen a la escuela y reanuden otros aspectos de su vida (con muletas o con un andador) más pronto que con el yeso. Durante la cirugía:

  • La fractura puede reducirse (volviendo a alinear los extremos fracturados del hueso) en caso necesario.

  • Luego, se coloca uno de estos tipos de dispositivos de fijación:

    • Fijación interna. Se colocan clavos largos y flexibles dentro del fémur. Estos sostienen el hueso en su lugar mientras se suelda. Por lo general, los clavos se quitan una vez que la fractura se ha soldado. En algunos casos, los clavos se dejan puestos.

    • Fijación externa. Se usa cuando la fijación interna no es la mejor opción. Se insertan pernos metálicos en el hueso fracturado, a través de la piel. Estos pernos se conectan a una barra colocada en el exterior de la piel del muslo de su hijo. Los pernos y la barra sostienen el hueso fracturado en su lugar mientras se suelda. Los pernos y la barra se quitan una vez que la fractura se ha soldado.

    • Placas y tornillos. Se coloca una pequeña placa metálica sobre la fractura del fémur y se mantiene en su sitio con tornillos. La placa y los tornillos suelen quitarse una vez que la fractura se ha soldado.

Tracción seguida de yeso en espiga

En raras ocasiones, puede ser necesario aplicar tracción antes de poner el yeso. Para aplicar tracción se utiliza un sistema de cuerdas, poleas y pesas conectadas a clavos metálicos que se colocan en el hueso de la pierna. Este sistema tira suavemente de los huesos de la pierna para ayudar a alinearlos correctamente.

  • La tracción se hace en el hospital. Debe mantenerse conectado de forma continua por hasta  2 semanas. Durante este período, el niño debe permanecer en la cama.

  • Una vez completado el tratamiento de tracción, se coloca un yeso en espiga para mantener el hueso realineado en su lugar hasta que se suelde por completo.

¿Cuáles son los asuntos a largo plazo que hay que abordar?

  • Una vez curada la fractura, no se preocupe si su hijo no empieza a caminar de inmediato. Su hijo empezará a caminar de nuevo sobre la pierna afectada cuando esté listo para hacerlo. Caminar demasiado pronto puede causar más daño en la pierna.

  • Cuando su hijo empiece a caminar de nuevo, es posible que cojee o camine de forma extraña. Esto puede durar hasta un año. Pero en la mayoría de los casos desaparece.

  • Una vez que el hueso se haya soldado, es posible que recomienden fisioterapia para ayudar a fortalecer la pierna. El proveedor de atención médica de su hijo podrá darle más información.

  • Es posible que la pierna no quede del todo recta justo después de que se cure la fractura. El hueso estará todavía pasando por un proceso llamado remodelación. Durante este proceso, el hueso reparado se va remodelando lentamente. La mayoría de los ángulos o curvas del hueso se enderezan durante esta etapa. Este proceso lleva de 1 a 3 años.

  • En algunos casos, el fémur fracturado puede crecer más rápidamente que el de la otra pierna. En consecuencia, la pierna lesionada puede quedar ligeramente más larga que la otra (esto se conoce como discrepancia en la longitud de las piernas). Si este es el caso de su hijo, el proveedor hablará al respecto con usted.

© 2000-2023 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.