Información relacionada


Después de un parto vaginal

Después de tener un bebé, es posible que su cuerpo esté muy cansado. La recuperación puede llevar tiempo. Tal vez necesite permanecer en el hospital de 1 a 4 días. En algunos casos, tal vez pueda regresar a casa el mismo día.

Madre abrazando a su bebé.

Inmediatamente después del parto

Le controlarán la temperatura y la presión arterial hasta que se hayan estabilizado. Un enfermero u otro proveedor de atención médica la vigilará mientras descansa. Puede tener dolores posparto. Son calambres provocados por la contracción del útero. Se utilizan toallas sanitarias para absorber el flujo del endometrio (la mucosa que recubre el interior del útero). Se examinará la toalla sanitaria para controlar que no esté sangrando demasiado. También se revisará la firmeza del útero. Para esto, una enfermera le presionará suavemente el estómago. Si le administraron anestesia, la vigilarán con atención hasta que pueda sentir y mover los dedos de los pies. Si tiene dolor entre la vagina y el ano (dolor perineal), se puede aliviar con una compresa de hielo.

Cuidados del recién nacido

Mientras permanezca en el hospital o en el centro de maternidad, aprenderá cómo sostener y alimentar al bebé. También le darán instrucciones sobre el cuidado del bebé. Esto incluye la higiene y la alimentación. 

Los preparativos para volver a casa

Es posible que esté ansiosa de regresar a casa lo antes posible. Antes de que usted y su bebé regresen a casa, un proveedor de atención médica los revisará para asegurarse de que usted ya esté saludable para cuidarse y cuidar a su bebé. Usted estará lista para regresar a casa cuando:

  • Pueda caminar hasta el baño y usarlo sin ayuda.

  • Pueda comer alimentos sólidos y tragar pastillas (en caso de ser necesario).

  • No presente ningún signo de infección ni otros problemas de salud, incluida la fiebre. 

  • Tenga el dolor controlado.

  • El sangrado vaginal no sea abundante.

  • Pueda cuidar al bebé y esté emocionalmente estable.

Antes de ir a casa, le darán instrucciones por escrito para el cuidado después de un parto vaginal. Siga estas instrucciones atentamente. Si tiene alguna pregunta o inquietud, resuélvalas ahora.

Si le hicieron puntos

Puede que haya necesitado puntos en la piel cerca de la vagina. Quizás le hicieron puntos para cerrar una incisión que se practicó para agrandar la abertura de la vagina (episiotomía). O quizás se usaron para reparar un desgarro de la piel. De cualquier forma, los puntos deberían disolverse en unas semanas. Hasta entonces, es importante que los mantenga limpios. Puede tomar medidas para aliviar el dolor leve, ayudar a la cicatrización y reducir el riesgo de infección. Estos consejos pueden resultar útiles:

  • Limpie con cuidado de adelante hacia atrás después de orinar o evacuar los intestinos.

  • Después de limpiar, rocíe la zona con agua tibia. O puede darse un baño de asiento. Esto significa sentarse en la tina con un poco de agua. Luego dé golpecitos suaves en la zona para secarla o use un secador de cabello en modo de aire frío.

  • Siga las instrucciones específicas del equipo de atención médica sobre limpieza y uso de jabones o medicamentos en la zona.

  • Puede tomar una ducha, a menos que se le indique lo contrario.

  • Cámbiese las toallas sanitarias por lo menos cada 2 a 4 horas.

  • Aplique compresas frías o calientes en la zona, según le indiquen los proveedores de atención médica o el personal de enfermería. Ponga una toalla fina entre la compresa y la piel.

  • Siéntese sobre un asiento firme para que los puntos no se tensen demasiado.

Seguimiento posnatal

Programe un examen de seguimiento posparto con el proveedor de atención médica para 6 semanas después del parto. En este examen, se revisarán el útero y la vagina. Comuníquese con el proveedor si cree que usted o su bebé están teniendo algún problema.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica de inmediato ante cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Fiebre de 100.4° F ( 38.0°C) o superior, o según le indique el proveedor

  • Sangrado que necesita una toalla sanitaria cada una hora, o coágulos de sangre grandes. La hemorragia posparto es un sangrado más abundante de lo normal después del nacimiento de un bebé. Suele suceder después de la expulsión de la placenta. Pero también puede ocurrir más tarde.

  • Dolor en la vagina que empeora y no se alivia con los medicamentos

  • Hinchazón, flujo o aumento de dolor del desgarro o de la episiotomía vaginal

  • Ardor, dolor, estrías rojas o zonas con protuberancias en las mamas que pueden presentarse con síntomas como los de la gripe

  • Grietas, ampollas o sangre en los pezones

  • Ardor o dolor al orinar

  • Náuseas o vómitos

  • Mareos o desmayos

  • Sensación de mucha tristeza o ansiedad, o de que no quiere estar con su bebé

  • Dolor abdominal que no se alivia con los medicamentos

  • Flujo vaginal con olor desagradable

  • Falta de evacuación por 5 días

  • Dolor al orinar o imposibilidad de retener la orina

  • Enrojecimiento, calor o dolor en la parte inferior de la pierna

  • Dolor de pecho

© 2000-2024 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Krames by WebMD Ignite